Hacer amigos

Buscar amistad es un tema delicado que requiere atención y tiempo. Muchas veces se fracasa cuando uno se precipita en un búsqueda frenética o desesperada de la amistad, la desesperación delata inseguridad, y la inseguridad genera desconfianza en los demás, la seguridad en uno mismo ayuda de manera increíble si se quiere buscar amistad. No importa las veces que se fracase, si lo que se quiere es buscar amigos, en ningún caso uno debe de caer en la desesperación, en la prisa o en el abuso de confianza, conviene estar sereno, seguro y tranquilo.

Haciendo buenos amigos

Para quienes desean conocer chicos, chicas, muchachos o muchachas, solteros o divorciados y separados los chats de contactos son un recurso que merece ser considerado, en estos se reune una cantidad de personas tan diversas y con un objetivo común tan evidente que ninguno debería de sentirse avergonzado o intimidado en un contexto tan transparente. A diferencia de otros lugares, sea una fiesta, sea un supermercado, los chats para entablar relaciones hablando o chateando son lugares precisamente destinados a conocer nueva gente, por lo que allí diriguirse a la personas allí reunidas no tendría que suponer a nadie ningún reparo.

La delicada barrera entre la amistad y el romance

La amistad no es un romance; no es una relación romántica, desde luego que no, pero la amistad entre dos personas, puede llevar, si existe un deseo mutuo, si hay una aceptación común, a que se establezca lo que llamamos una relación de pareja. Y es que la amistad se basa en compartir el tiempo, los gustos o las situaciones entre dos o más personas, formando un grupo con intereses afines.

Una relación de amistad es siempre voluntaria, no supone exclusividad y cada persona es libre de mantener ese vínculo que produce la satisfacción de encontrarse con la persona o con los individuos que comprenden nuestra forma de ver el mundo y que están dispuestos a compartir nuestras mismas experiencias.

En las relaciones de pareja, en la que forman parte dos (y sólo dos personas), existe -salvo que ambos decidan lo contrario- un vínculo de exclusividad basado en el amor, el respeto y en la proyección de los sentimientos, tanto de una forma física como espiritual.

A nadie se le escapa que una relación de amistad, como decíamos, puede desembocar en una relación de pareja en la medida en que nos permite conocer cómo es la persona que nos gusta, cuáles son sus encantos y cuánto hay de afinidad en su vida que reconocemos también como algo cercano y propio.

Por tanto, si de lo que se trata es de encontrar una persona adecuada a nuestras expectativas, un buen comienzo puede ser la búsqueda de pareja entre nuestras amistades o en los círculos de conocidos y amigos.

Es ahí dónde él o ella esperan a ser descubiertos por nuestro corazón.

El amor y la amistad. ¿Amigos o pareja?

Las relaciones entre los amigos en algunas ocasiones llegan a ser tan intensas que conducen a la formación de una pareja. Desde la Psicología este es un fenómeno completamente normal ya que los amigos terminan compartiendo tantos momentos e intiman tanto entre ellos que llega un momento en que se proponen seriamente conformar una pareja. En este punto a todos les asalta una duda: ¿será mejor continuar como amigos o iniciar otro tipo de relación? ¿Si la relación de pareja termina, esto podría afectar la calidad de la amistad?

Muchas veces esta duda les impide a los amigos ir un paso más allá y conformar una pareja. El miedo a perder una relación bonita donde ambos se sienten bien y tienen confianza el uno con el otro los compulsa a buscar el amor en otras personas. Pero… ¿esto sucede siempre?

Realmente en una buena parte de las separaciones de pareja a las personas les resulta difícil seguir siendo tan amigos como antes por la sencilla razón de que han vivido experiencias que se alejan de la amistad como los celos románticos o las peleas. Este tipo de situaciones despiertan emociones mucho más fuertes que las que se evidencian en una relación de amistad y en muchas ocasiones se hace aún más difícil perdonar un error o hacer borrón y cuenta nueva.

No obstante, esto no significa que una relación de pareja que termina deba dar al traste necesariamente con la amistad. Existen personas que son suficientemente maduras y que al terminar su relación amorosa, pueden continuar siendo amigos del otro.

De hecho, en los últimos tiempos se ha puesto de moda un nuevo tipo de “relación de pareja”: los amigos con derecho al roce. Se trata simplemente de dos personas que, siendo amigos, también mantienen sexo sin llegar a establecer una pareja formal. En pocas palabras: son amigos que ocasionalmente mantienen relaciones sexuales sin ningún tipo de ataduras más allá de la amistad.

Obviamente, el riesgo de que una de las personas se enamore siempre subyace a este tipo de relación por lo que lo más aconsejable es establecer reglas claras que delimiten hasta donde se desea llegar en este “juego”. Ser sinceros y sensibles el uno con el otro son las claves para que la amistad pueda perdurar en el tiempo.

Y tú, ¿piensas que una relación de pareja puede terminar una bonita amistad? ¿Te atreverías a lanzarte en una relación amorosa con un amigo o prefieres mantener la amistad?

Amistades duraderas

El valor de las amistades duraderas es incuestionable. En el transcurso de nuestra vida hacemos y deshacemos amistades constantemente, por una razón o por otra hay muchas buenas amistades que se pierden con el tiempo.

La selección de amistades obedece a complejos factores psicológicos y sociológicos, las circunstancias contextuales influyen tanto como las características personales de cada individuo, es por eso que diferentes variaciones a lo largo de nuestra vida pueden alterar también las relaciones que establecemos con las diferentes personas que nos rodean.

Pensar que la amistad es para siempre es un pensamiento propio de sociedades no tan cambiantes como la actual. La velocidad a la que se suceden los cambios en la sociedad actual hace que todo tipo de variaciones alteren nuestra vida, por lo que saber adaptarse a cada situación es una capacidad de indudable valor.

Ocurre que los mejores amigos sean los amigos de la infancia, y que se recuerde a estos con mas cariño que a amistades posteriores, sin embargo no siempre es fácil que mantener el contacto con estas personas.

¿Amistad después de una ruptura?

Cuando el amor se rompe y se decide poner fin a la relación, aparecen los  problemas relacionados con la decisión de mantener la amistad o cortar la comunicación radicalmente

El tema de la amistad después de la ruptura es un hecho bastante complicado de afrontar, ya que cada relación es un mundo. Existe el caso de personas que están mejor como amigos después de su fracaso en la relación, y otras que no pueden dar vía libre a una amistad porque siguen mezclando sentimientos y dejando abierta una puerta a la esperanza. Uno de los factores a tener en cuenta es si las personas fueron antes amigos, y con eso quiero decir, amigos hasta que se enamoraron y cuya confianza, apoyo y conexión es tan fuerte y tan importante que es imposible pensar que su fracaso como les lleve a romper su amistad.

La personalidad de cada uno determinará el tipo de ruptura

Sin duda alguna la clave fundamental que determinará cómo afrontar la ruptura de una relación y su posterior situación entre ambas personas, vendrá  dada por el grado de madurez de ambas partes. Muchas veces es necesario ser frío y objetivo para valorar si te interesa seguir manteniendo a esa persona en tu vida, a pesar de que no puedas tenerla como pareja. Si por el contrario eres de los que no asume que la persona que más amas ya no es tu pareja, y no soportas pensar que ya no es tuy@, entonces la amistad será algo prácticamente imposible. Es importante también tener claro los factores de la ruptura, es decir, no es lo mismo acabar una relación porque se acabó el amor, que por una infidelidad. En la primera situación será fácil ser amigos, pero en la segunda probablemente una de las dos personas siga enamorada, y el dolor sea tan fuerte que el papel de la personalidad quede en segundo plano y aparezca el rencor.

Las fases de la ruptura y la nueva situación

Hay que tener en cuenta las fases de una ruptura para saber cuánto tiempo hay que dejar para que el corazón y las heridas cicatricen y no duela tener a la otra persona tan cerca, y tan lejos a la vez. Una vez se termina una relación, la batalla interna de frustración acaba de empezar. En cuanto acaba, y siempre dependiendo del tipo de relación, podrás encontrarte  con las fases en la ruptura de: negación, frustración, momentos de apatía y liberación, y el último es la fase en la que asumes que la relación acabó y en la que te planteas si estás dispuesta a mantener en tu vida a la otra persona aunque sea como amigo.

Las soluciones, decisiones y la realidad dependerá en gran parte de un conjunto de factores que serán diferentes en cada caso  y que son los que determinarán si una ex-pareja pueden seguir siendo amigos o si deben cortar la relación a todos los niveles para que ambos puedan rehacer sus vidas sin problemas.

¿Amigo/a de mi ex?

Esta pregunta siempre se plantea cuando ha pasado un tiempo después de la ruptura, cuando ya estamos predispuestos a buscar pareja.

La respuesta es complicada depende de muchos factores, uno de los más importantes es el motivo por el que tuvo lugar la ruptura y de cómo fue la relación. En primer lugar, es aconsejable dejar que transcurra un periodo de tiempo que sirva para superar los recuerdos, y estar preparado para buscar pareja nueva. Si no se pueden confundir sentimientos y retomar una relación que ya está rota, siendo perjudicial para alguna de las dos personas.

Cuando estás decidido a retomar una relación con una ex-pareja no debe haber sentimientos tal y como rabia, tristeza u odio. Si su antigua pareja ya se ha decidido a buscar pareja, esto nos puede afectar creando celos. A pesar tener las ideas claras con respecto a no retomar la relación como pareja, querremos saber cómo le va a la otra persona. Sí aún no has decidido buscar pareja nueva, esto no es un impedimento para retomar la amistad con la antigua.

En muchas ocasiones es positivo para poder analizar con la otra persona cuales fueron los errores que acabaron con esta relación, y de esta forma modificar conductas que fueron equivocadas en el pasado.

Es cierto que donde hubo fuego quedará ceniza, pero es peligroso confundir la atracción o el cariño con lo que realmente queremos en una pareja.

Por ello es mejor tener las cosas claras o será fácil quemarse. Ponerse a buscar pareja nunca es sencillo y aún menos cuando se terminó una relación hace poco tiempo, pero nunca se sabe con el amor, siempre llega cuando menos te lo esperas. Antes de buscar pareja te recomiendo que hagas una lista con las cosas que quieres y las que no, es decir, unos mínimos requisitos que te ayuden aprender de las parejas anteriores.

Contactos con chicas y tiempo de ocio

Ocupar y compartir nuestro tiempo de ocio con personas nuevas, personas interesante y con personas que nos hacen bien siempre es positivo, es por ello que cada vez son más las chicas que recurren a páginas de contactos con chicas para concertar citas para ir a concierto, al teatro o al cine, o que buscan personas con gustos similares con quien poder compartir este tipo de entretenimientos.
En muchas ocasiones este tipo de encuentros no tienen mas que un interés amistoso, dos personas quedan porque les interes disfrutar de un espectáculo que los dos desean ver. En este tipo de casos la música, el teatro o el cine será el primer vinculo que relacione a estas dos personas, si se tiene en cuenta que el anunciante a dicho de manera explicita que este es su único fin y se respeta, provablemente la amistad aflorara poco a poco, una cita llevará a otra un encuentro a otro, conocerás personas de su entorno y esto te posibilitara crearte un nuevo circulo social con el que compartir muchas de las cosas que más te interesan.

Contactos con chicos afines a nosotras

Cada vez son más las chicas que quieren conocer nuevos chicos con los que compartir exclusivamente en el tiempo de ocio sus aficciones. Este tipo de chicas busca en internet contactos con chicos con los que comprartir gustos musicales, con los que ir a un concierto, al teatro, al cine o algún otro tipo de evento cultural. No buscan tanto una pareja, ni su media naranja pero si que necesitan encontrar nuevos amigos con los que compartir aquello que más les gusta. En este tipo de anuncios queda dicho de manera explicita que solo desean aquello que dicen desear, es decir ir con alguien a algún evento al que no desean acudir solas, esto no se debe confundir con ningún otro tipo de interés y se debe aceptar como lo que es, cuando alguien desea entablar nuevas amistades este sentimiento debe de ser correspondido como tal, con lo que aquel chico que se entusiasmen con la idea de que este puede ser el camino para tener algún tipo de aventura amorosa se sentira defraudado con frecuencia.

La amistad es un valor tan importante como el amor pero no se debe de confundir con el. No siempre las personas que tienen buenas relaciones amorosas pueden decir que tengan relaciones amistosas que las satisfaga, es frecuente que cuando las personas que se comprometen demasiado y se vuelcan solo en sus relaciones de pareja vayan poco a poco perdiendo a sus amigos o amigas y que con el tiempo comienzen a sentirse solas. Si esto sucede esta persona necesitará volver a restablecer poco a poco aquellos contacto perdidos que aún le interesen y volver a interesarse por establecer nuevos contactos. Cuando uno llega a cierta edad, esta tarea de conocer nuevas personas es cada vez más dificil, es por ello que hay que recurrir a medios a los que ni siquiera se sospechaba que uno o una iba a tener que recurrir.

© Parejaenlinea.com